Leyes actuales y reformadas por conveniencia: no es lo que se necesita, visto por un ciudadano

Reflexión ante una noticia en Radio Universidad de Chile: http://radio.uchile.cl/noticias/87281/

18 octubre 2010

Chile -entendiendo por Chile, la estructura histórica que detenta el poder, las riquezas y el usufructo del país para algunos, desde que Chile es Chile- es decir, en este contexto, me refiero a los poseedores del Estado, los que hacen todo para conservar sus privilegios en forma indisputable. Los que hacen golpes, legislan, sonríen en falso o invocan las entidades sacro-santas de los «poderes independientes»… Bien, ese Chile, nuevamente, hace todo para asegurar lo que quiere. Y en el caso de la lucha que este Estado tiene contra los pueblos originarios, lo seguirá haciendo. Se adapta sin cambiar sus objetivos y hasta conseguirlos, por algunas décadas adicionales. Para eso se usa el poder en un paisito como el nuestro.

Modifican la Ley Anti-Terrorista, dice la noticia y hay hasta una nota de esperanza, incluso de pretendida bondad. Pero, como siempre, es para mantenerla. Un país que en sus últimos 40 años se hizo bajo la bandera del anti-terrorismo no la va a dejar así, solo porque «los mugrosos» decidan pedirlo. La adaptan a que sea menos grotesca, y re-definen objetivos y personas a quienes aplicársela. Pero la atrocidad de la represión voluntariosa y odiosa continúa.

De allí que la figura -inventada, manipulada y atropelladora hasta la infamia del llamado atentado contra el Fiscal Elgueta» queda como atentado terrorista. ¿Razones? Porque sí. Porque el «Estado» lo necesita: Hay que mantener fuera de circulación a quienes sean los dirigentes, los que tienen la visión más clara y la saben transmitir: esa que dice que los indígenas en Chile deben tener derechos, tienen historia y tienen futuro. Y que nos enseñan a ser mejores ciudadanos: lo exigen. A esos hay que darles duro por los próximos 100 años o más. A como sea… (Y si no… ¿Cómo vendemos el mar, los salmones, las minas que matan pero enriquecen, los ríos que se pierden pero intoxican con ganancias a unos pocos, las industrias que polutan o secan el norte también para enriquecerse, las tarjetas de crédito que tienen a los chilenos ahorcados en su miseria con corbata, o las tierras ancestrales de Chiloé que cualquier poderoso puede comprar por chauchas porque él puede hacerlo”, y tanto más?) Para eso es, en Chile, la ley. Y si no gusta: palo al que proteste. Ley y efectores andan de la mano: siempre ha sido así… pero debemos que quebrar ese ciclo enfermizo, vicioso.

El famoso atentado contra el Fiscal Elgueta está lleno de las mentiras más vergonzosas que un país pueda usar para defender a sus empresarios. No hay evidencia de eso: sólo cuentos para asustar. Ahora es en la zona de Tirúa / Lleu-Lleu, donde tienen forestales que alimentan bolsillos y plantas de celulosa que intoxican, agua y riqueza mineral en preparación (y que serán, como siempre, inseguras para los trabajadores como en tantas industrias que en Chile cobran cientos de muertos cada año con sus leyes permisibles de ganar en exceso [1]. «Total, se trata de trabajadores… renovables por definición», se dicen las mentalidades empresariales dominantes)

Por eso, nuevamente usarán a los «poderes del etado, tan independientes cuando les conviene, a coludirse y sacar una nueva culebra estatal: nuevas leyes a respetar «por todos».

Así, seguiremos manteniendo la ley Anti-Terrorista y de la Justicia militar, -disfrazadas un poquito- piezas de la mentalidad represiva que no tienen otra justificación en este país que la de la represión de un sector contra el pueblo chileno. Ser golpeado y muerto por un miembro de las fuerzas del estado será calificado, como sigue siéndolo, de «atentado contra las fuerzas estatales» y, por lo tanto les daremos sentencias mayores que antes de la «reforma»… Así lo han hecho contra tantos menores que han torturado, detenido, perseguido y seguirán persiguiendo por tener el potencial de ser futuros dirigentes.

Los atentados contra los fiscales como Elgueta, Cruz, Ljubetic, Moya y otros por venir, serán algunas de las formas de mantener la represión… y así seguir vendiendo sonrisas vacías de verdad.

Y los ejecutores de las órdenes seguirán, -como me dijera un carabinero el día que Juana Calfunao, recién salida de la cárcel por ser mapuche y luchadora, fuera a Santiago-, haciendo su represión del momento «porque sí«… o, más bien, porque como en Chile no se ha aplicado el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura [2] [3], para un carabinero o detective o soldado -«entrenado pero no educado»- reprimir es legítimo: «Es una orden y éstas son para obedecerse». No conocen las objeciones mundiales sobre la espantosa “ley de obediencia debida[4]. ¿Harán algún día una ley para quienes ordenan y justifican públicamente la represión? Para eso necesitamos una nueva Constitución y no pretender que los pilares centrales de una Constitución democrática y participativa, para todos, pueda hacerse a través de los resquicios de una Constitución hecha por el dictador y por sus mejores «mentes de la represión del Estado», muchos de los cuales hacen estas nuevas «reformas».

Pude ver, directamente, como la mentira se ejerce: cuando una comunidad Mapuche era asaltada con más de 30 vehículos y más de 100 policías armados y disparando al aire, rompiendo puertas, golpeando e intimidando a niños y familias, sin mostrar órdenes judiciales (¿quien las necesita cuando se lleva la fuerza como argumento?) A la petición de investigar este crimen recibimos una nota nada menos que del Jefe de la IXa Región «de que nada de eso había sucedido» [5]. Es decir, el «Atentado contra el fiscal Elgueta -que nunca sucedió- pero al revés. Esta vez con leyes que permiten faltar a la verdad y ser fieles a los poderes fácticos de Chile. En Chile se usa la gama completa de la represión y, mientras no cambiemos la estructura global de sus leyes, con sistemas electorales legítimos y no manipulados, no tendremos paz. Los fiscales, muchos ministros de las Cortes de Apelacioness y sus “masters” seguirán usando resquicios, apareciendo como «quienes solucionan»… Es decir, solucionan nada.

Sin la huelga de hambre de los presos políticos mapuche y que siguen presos -y para que un pueblo no sea acosado a sólo poder repetirla-, debemos exigir que las leyes modificables a la carrera ahora, sean transformadas eventualmente (es decir, hacerlo desde ahora)  para el país todo y no hechas de la forma vergonzante que nos la quieren hacer tragar. Por esto debemos democratizar este paisito para que sea país. Y esta es tarea de todos.

José Venturelli B., Pediatra

Vocero del Secretariado Europeo de la Comisión Ética Contra la Tortura


[1] Franck Gaudichaud, “Detrás de la euforia mediática, los hombres” : http://alainet.or/active/41648 en castellano. En francés: http://www.lemonde-diplomatique/2010-10-14mineurs-chilen Visite base de datos: “América latina en movimiento”: http://alainet.org/?active/40895_=es  

[2] Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Adoptada y abierta a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su Resolución 77/199, de 18 de diciembre de 2002 Entrada en vigor: 22 de junio, 2006  Googable por su título o www.acnur.org/biblioteca/pdf/1966.pdf

[3] Ver: “Comisión Ética Contra la Tortura: ¡Tortura, nunca más! Informe del año 2010”, entregado al gobierno. www.contralatortura.cl o, con el mismo título: publicado por Quimantú: www.quimantu.cl o editorial@quimantu.cl http://editorialquimntu.blogspot.com/. Un documento que vale tener a mano porque en Chile aún se tortura.

[4] http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Obediencia_Debida  y que fuera derogada en Argentina con las mismas razones que se deberían usar para muchas leyes en Chile. “La ley 25.779, sancionada en 2003, finalmente declaró la nulidad a la ley de Obediencia Debida, la cual por su parte ya había sido previamente derogada”.

[5] El asalto sucedió en la madrugada del 15 de septiembre de 2010 y al día siguiente solicité al Seremi de la IXa. Región y luego, por falta de respuesta de quien “decidía”, se mandó un oficio desde la oficina del diputado E. Accorsi al Ministerio del Interior: La respuesta fue dada por el General de Carabineros Hero Nerón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: