Carabineros una vez mas atenta contra la seguridad de la población.

En la madrugada Viernes 3 de diciembre, cuando los ocupantes de un inmueble recuperado en Hanga Roa por el Clan Tuko Tuki -apropiado administrativamente por el Poder Judicial- dormían, 45 funcionarios de Carabineros entraron disparando al aire y golpeando con sus armas a la familia que se encontraba en el interior.

De nada sirvió que Claudio Tuki les haya mostrado una notificación enviada al Estado de Chile por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el 3 de noviembre, en la que lo conmina a no realizar desalojos en terrenos ancestrales de los rapanui recientemente recuperados. Es decir, la fuerza pública, hizo mofa de una recomendación vinculante de un organismo internacional.

Seguir leyendo