Juana Aguilera: “Tenemos que decir que la tortura ha continuado”

DESCARGAR: Boletín ArpillerA- PDF

– ¿Te puedes presentar?

Soy Juana Aguilera, de profesión profesora, ex presa política, luchadora social contra la dictadura ayer; por la defensa, promoción y plena vigencia de los derechos humanos, hoy. Me pronuncio y me he comprometido a luchar contra el crimen de la tortura desde que tomé conciencia que su práctica es un crimen de lesa humanidad, quizás el más antiguo y aberrante crimen utilizado por seres humanos para someter a muchos otros seres humanos, desposeídos y sin poder, pero no por ello, menos dignos de respecto y condición de seres humanos; algunas personas no logran resistirla y la historia de la humanidad y la de Chile en particular, está plagada de vidas segadas por la tortura ejercida por agentes del Estado que actuando bajo el amparo de su investidura, (poder e impunidad), han ejercido la tortura contra civiles desarmados, arrestados, reducidos, como dicen ellos, (la policía),  en su propio lenguaje.

Durante la dictadura la tortura fue el eje rector del terrorismo de Estado; fue la antesala de la desaparición forzada de personas, fue constantemente aplicada a  todo preso y presa política; al opositor a la dictadura o a su familia con el fin de castigarlo moralmente, “reducirlo”, someterlo… la tortura fue usada como escarmiento contra un pueblo que se atrevió a luchar por una sociedad más justa; un pueblo que en las “propias reglas del juego de ese entonces” había llegado al Gobierno, tras una propuesta de acceso a derechos para las grandes mayorías y resguardo de las riquezas básicas del país, como un patrimonio que pertenece a todos y por tanto, resulta necesario distribuir las ganancias que de los recursos naturales se obtiene, entre todos, impregnando de sentido ético, el desarrollo y progreso del país. Ese “gran delito” cometido por el pueblo contra el poder nacional y extranjero fue castigado con tortura masiva y sistemáticamente aplicada a lo largo de los 17 años de dictadura; la tortura de los campos de concentración de los primeros años, se mantuvo y perfeccionó luego, en los cientos de centros secretos de detención y tortura que funcionaron a lo largo del país; más de 1200 centros secretos usados por la policía política para torturar, funcionaron  a nivel nacional, según consta en el Informe dela Comisión Nacionalde Prisión Política y tortura; cuando empezaron las protestas masivas contra la dictadura, la tortura  salió a las calles, entró a las casas humildes de los pobladores, se marcaron sus casas, se violaron mujeres de opositores connotados para darles un macabro mensaje ultrajando a sus mujeres; atentaron contra iglesias, degollaron profesores, dispararon contra niños en las protestas para aterrar a sus padres… en fin una y mil caras ha tenido la tortura y la historia de la dictadura en ese sentido fue criminal, afectando a miles de personas, miles que desde el 2004 empezaron a reconocer que contra ellos se había cometido un crimen de lesa humanidad y que en nombre de la memoria de quienes perdieron la vida a manos de los agentes del Estado y en nombre de las futuras generaciones, porque “Nunca Más en Chile”, ha sido necesario hacer retroceder la impunidad en que por años este crimen estuvo; miles de testimonios escritos,  constituyen el registro oficial, aún cuando parcial y no público, del Informe dela Comisión Nacionalde Prisión Política y Tortura.  Hoy, nuevamente los Comisionados preparan un Segundo Informe, otros tantos nuevos testimonios se han vuelto a presentar. Estos son documentos históricos del Estado Chileno y allí se muestra la más oscura definición del Estado de nuestro país. En ese Informe mi número es el 377.

– ¿Cuándo y por qué nació la CECT?

-La CECTnació en el año2001, a10 años de la emisión y se hizo público el Informe de Verdad y Reconciliación, más conocido como el Informe Rettig, por el apellido de quien presidióla Comisiónde Verdad y Reconciliación. Esta instancia que estudió las graves violaciones a los derechos humanos acontecidas durante la dictadura, documentó la desaparición forzada de personas, las ejecuciones políticas y la tortura sólo en los casos en que había tenido como resultado, la muerte. Es así como el Informe Rettig no consideró los testimonios de cientos de miles de personas que habían sobrevivido al flagelo de la tortura, si se trataba de testimoniar las violaciones a sus derechos humanos; sin embargo, los mismos testimonios eran válidos para llegar a la convicción que las personas ejecutadas y desaparecidas, que habían sido sus compañeros de reclusión, habían sido violadas en su derechos humanos, por agentes del Estado Chileno.  Pero había algo más;la Comisiónde Verdad en Chile cumplía 10 años, habiendo dejado impune la tortura y en Londres,la Cámarade los Lord que vio la orden internacional de arresto emitida por el Juez Baltazar Garzón y que había mantenido preso a Pinochet, lo había hecho en función de la tortura ejercida en Chile en el periodo 1988 y 1990, luego que la propia dictadura había firmadola Convención InternacionalContrala Torturay otros Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes en el año 1988 y la había transgredido. Del momento mismo que Pinochet fue detenido, los ex prisioneros, testigos de múltiples asesinatos, con las marcas en nuestros cuerpos, con la vida que no tenían nuestros compañeros y compañeras asesinadas podíamos decir, que en nuestra contra el Estado chileno había cometido un crimen de lesa humanidad. Habíamos sido juzgados por tribunales militares y civiles, muchas veces las mismas acusaciones eran vistas por ambas instancias duplicando los proceso, las acusaciones y las condenas; los presos políticos no habíamos tenido real derecho a la defensa, pero habíamos corrido mejor suerte que aquellos a quienes aún no encontramos. En ese entonces, planteamos que para hablar de reconciliación en Chile era necesario abordar el crimen de la tortura porque ese crimen era una herida abierta, sangrante en el Chile post dictadura y que de mantenerse en ese estatus quo, lo más probable es que se volviera a practicar y estaríamos condenados a convivir torturados y torturadores en plena impunidad; la organización de ex presos políticos tenía sus propias reivindicaciones y también sus propias dinámicas organizativas y de poder; personas que jamás hablaron de la tortura con sus familias, encontraron en la organización de ex presos un espacio para hablar de lo que en sus almas había relegado como prohibido; pocas herramientas se tenían para contener y apoyar y poco a poco nos dábamos cuenta que siendo los que más sabíamos lo que era vivir la tortura, éramos los que menos sabíamos de sus consecuencias, las dimensiones que tenía en nuestras vidas y el tratamiento necesario para vivir con ello. Fue así que comprendimos que debíamos recurrir a la experiencia realizada durante la dictadura en la lucha contra la tortura; conocer la experiencia dela Comisión NacionalContrala Torturay la del Movimiento Contrala Tortura SebastiánAcevedo, cuyo nombre es en honor a un padre que desesperado por la detención de sus hijos a manos de la policía secreta de la dictadura, se inmoló prendiéndose fuego frente ala Catedralde Concepción, esperando que con esa medida, sus hijos serían devueltos y que pararía la tortura que se les aplicaba.

Fue así como logramos construir un pequeño equipo de trabajo cuya misión fue en ese entonces re-construir una red con las organizaciones que durante la dictadura se habían pronunciado contra la tortura, la habían tratado, habían apoyado a los presos políticos en las mismas prisiones, habían recogido testimonios, habían analizado la evolución de ese flagelo y sus consecuencias; habían hecho estudios, categorizado a sus víctimas, habían presentado los informes ante los organismos internacionales y habían estado a la base del desarrollo de la jurisprudencia internacional que sobre este crimen se había logrado en el mundo. Esa red de organizaciones, personalidades, juristas, médicos estuvieron de acuerdo con participar de una instancia que terminara con la impunidad del crimen de tortura, dando nacimiento ala Comisión EticaContrala Torturay a la elaboración de la “Demanda Nacional e Internacional por una Comisión Nacional de Verdad, Justicia y Reparación Integral para los Sobrevivientes de Tortura en Chile”; dicha demanda tenía entre sus puntos, la necesidad de ampliar los márgenes de la democracia, entendiendo que ella no es posible si los torturadores se pasean libremente por sus calles.

Fue así como cada año elaboramos un Informe sobrela Torturaque entregábamos enLa Monedaal Presidente de ese entonces, Sr. Lagos; en esos Informes se incluían testimonios de torturados, ponencias de abogados, médicos, periodistas y otros profesionales; estudios e implicancias de las Recomendaciones del Relator Especial para Chile de Naciones Unidas que ya en el año 1993 había señalado que la impunidad al crimen de la tortura debía cesar; obtuvimos el pronunciamiento del Presidente de Amnistía Internacional al respecto y que visitó Chile en el año 2002; realizamos múltiples seminarios en universidades y se formaron Comisiones Etica contrala Tortura  en Valparaíso, Temuco, Copiapó, San Antonio, San Felipe y Santiago. Recolectamos firmas, hacíamos conferencias de prensa y lanzamos campañas nacionales e internacionales solicitando al poder político chileno que se pronunciara y constituyerala Comisión Nacionalde Investigación del crimen de la tortura.

Con motivo de los 30 años del Golpe Militar,la Comisión EticaContrala Torturallevó adelantela Campañade recolección de firmas, “Pacto Social por un Chile Sin Tortura”. Invitamos a grandes personalidades extranjeras, léase Helmut Frenz, ex Obispo Luterano, fundador del Comité Pro Paz junto al Obispo Fernando Ariztía (QEPD); al ex embajador de Noruega en Chile durante la dictadura, Frode Nilsen; Daniel Viglietti, cantaautor uruguayo; la diputada argentina Margarita Jaque, que estaba tras los pasos de un sacerdote argentino, torturador que se había escondido en Chile, junto a Felix Crous, fiscal argentino que investigaba la tortura; Francoise Visée, asistente social Belga que había recibido a los refugiados chilenos en Bélgica, especialmente a los ex prisioneros y torturados. Con esta delegación conmemoramos el 26 de junio del 2003, Día Internacional de Apoyo a las Víctimas dela Tortura; con ellos ingresamos aLa Moneday el Presidente Lagos trataba de explicar porqué hasta la fecha no se había considerado a los torturados entre las políticas públicas de los gobiernos post dictadura; en torno al 26 de junio del 2003, se organizó junto a diferentes organizaciones, toda una semana de actividades y homenajes que, lograron colocar  el tema de la tortura en la agenda pública del gobierno y el compromiso de formarla Comisión Nacionalde Prisión Política y Tortura, donde parte de los planteamientos realizados porla Comisión EticaContrala Tortura, se constituyeron en fundamentos y objetivos de la naciente instancia gubernamental.La CECTsin darnos cuenta, se había constituido en la única organización de la sociedad civil que en ese entonces, contaba con una propuesta que abordaba los alcances y dimensiones a que debía abocarsela Comisiónde Prisión Política y Tortura que presidió el Obispo Valech (QEPD). Sin embargo, muchos de nuestros planteamientos no fueron considerados y ellos constituyen hasta hoy, los temas pendientes de este largo proceso por lograr Verdad, Justicia y Reparación para los Sobrevivientes de Tortura en Chile y siente las bases para la erradicación de este grave flagelo que aún persiste y aún cobra vidas, desgraciadamente.

– ¿El fenómeno de la tortura ha continuado?

Desgraciadamente Si. Luis Santander de 19 años, asesinado en la madrugada del 19 de marzo, por Carabineros de Chile enLa Ligua, a golpes; la vida de Luis es la vida que más recientemente, ha sido cegada por la tortura en nuestro país; lamentablemente tenemos que decir que la tortura ha continuado y que muchos son los casos que no se denuncian; nuestro país no ha podido a la fecha erradicar la cultura de la violencia institucional de nuestra forma de relacionarnos; existe demasiada aceptación y justificación a la acción policial represiva. La sociedad chilena y nuestros niños y jóvenes no han sido educados en el pleno respeto de los derechos humanos; no existen señales concretas de políticas públicas que sancionen la práctica de la tortura; los policias siguen siendo entrenados con formas de tortura que se les aplican en su periodo de formación; siguen asistiendo a los cursos de represión otorgados por la Escuelade las Américas y siguen siendo impunes. No hay mecanismos oficiales y claros de erradicación de este flagelo y dicho sea de paso, todos los policías saben que es un delito cuando la aplican, porque se preocupan de esconder sus placas identificatorias a fin de quedar en la impunidad; Existen, por tanto, condiciones de repetición y desgraciadamente, deberemos seguir lamentando la pérdida de vidas humanas a manos de torturados impunes; existen condiciones institucionales de impunidad, cuando los nombres de los torturadores entregados por los ex prisioneros políticos en sus testimonios antela Comisión Nacionalde Prisión Política y Tortura son guardados por ley, por 50 años y así, una vez más, los testimonios de los ex presos políticos sirvieron para un tema pero no para otro; sirvieron en el año 2004, para reconocer la tortura asociada a la prisión política, pero no sirvieron para que los Tribunales de Justicia llevaran a cabo las investigaciones que exigela Convención InternacionalContrala Torturay Otros tratos Crueles, Inhumanos y/o Degradantes, sobre todo las exigencias que van con el cargo, en el caso de una persona que es una autoridad pública, la que tomando conocimiento que se ha llevado a cabo un delito (aplicar torturas), debe cumplir con dar cuenta a los tribunales de justicia para que esos hechos sean investigados y sancionados; una vez más, el Estado de Chile, conla CNPP, hizo un poco de VERDAD y mantuvo mucho de IMPUNIDAD.
– ¿Qué temas siguen pendiente en este tema?

Reconocer TODA la tortura aplicada en poblaciones, protestas y que no implicó prisión política durante los 17 años de dictadura.

Realizar la investigación judicial a los torturadores, lograr su plena identificación, someterlos a procesos y dictarles condenas por crimen de lesa humanidad.

Reconocer la tortura realizada a personas extranjeras en Chile durante la dictadura.

Reconocer la tortura practicada por agentes del Estado chileno a personas fuera del territorio nacional.

Dar cuenta de los niños nacidos en cautiverio de madres torturadas.

Reconocer la prisión política y reparar a los ciudadanos por tiempo  de prisión indebida.

Incluir la enseñanza de los derechos humanos en el currículum de los establecimientos educacionales y centros de formación técnica y superior.

Incorporar en el Código Penal la figura de la tortura y tipificarlo como delito.

Instituir el 26 de Junio como efemérides nacional.
–  Finalmente, ¿Por qué se conmemora el 26 de junio?

El 26 de junio fue instituido por Naciones Unidas como el Día Internacional de Apoyo y Solidaridad con las Víctimas dela Torturacon el fin de avanzar en su erradicación en el mundo y cautelar el pleno respeto y aplicación efectiva dela Convención Internacional.

****

Una respuesta

  1. Reblogueó esto en HIJXS . VOCESy comentado:
    la lucha permanente de mis compañeros y compañeras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: