Violencia del Estado: La Comunidad Temucuicui bajo asedio policial

Foto de Archivo

Foto de Archivo

Lucia Sepulveda – Punto Final

Niños y niñas de la comunidad Temucuicui, ubicada a 8 kms. de Ercilla, en la provincia de Malleco (Región de La Araucanía), juegan con boleadoras a defenderse de los allanamientos de Carabineros. Uno de ellos, Felipe Marillán (13 años, Comunidad Ignacio Queipul), fue detenido el 8 de diciembre y su caso lo ve un Tribunal de Familia. El 14 de diciembre el defensor público Jaime López presentó un recurso de amparo en favor del menor, detenido por Carabineros durante el violento allanamiento a su comunidad realizado con participación de centenares de efectivos policiales, helicópteros y carros lanzagases.

Ese 8 de diciembre, Temucuicui era invadido una vez más por fuerzas especiales de Carabineros. La explicación oficial fue que el padre del ministro de Agricultura había denunciado un robo de ganado. Según dirigentes de la Alianza Territorial Mapuche y de la Comunidad Autónoma de Temucuicui, cientos de carabineros y personal de civil ingresaron desde el sector Alaska con carros lanzagases, disparando sus armas y lanzando bombas lacrimógenas a las casas, luego de un patrullaje aéreo con helicóptero iniciado alrededor de las 14 horas. Felipe Marillán, permaneció en instalaciones policiales por varias horas y sufrió un TEC por haber sido pisoteado por sus captores luego de la detención.(*)

Ese mismo día los carabineros se llevaron vacunos, luego de ahuyentar con disparos a los menores Víctor Queipul Huaiquil, Víctor Hugo Queipul Millanao y Juan Patricio Queipul que cuidaban esos animales en el cerro, denuncian dirigentes de la Comunidad Autónoma de Temucuicui: “Hay animales heridos y en mal estado, producto de los atropellos producidos por los vehículos policiales y las balas. La denuncia de robo de animales es utilizada para allanar completamente la comunidad. Esto es un claro atentado y un robo, puesto que se llevaron ocho vacunos del lonko Víctor Queipul”.

Los medios de comunicación permanecieron ajenos a estos hechos o desinformaron, lo que se ejemplifica en el twitt de radio Cooperativa: “Fuerzas Especiales desalojaron a comunidades mapuches de Temucuicui”, informando exactamente al revés sobre los hechos ocurridos.

Según los citados dirigentes, es frecuente que en ocasiones en que Carabineros ha allanado, maltratado niños y robado animales, las querellas interpuestas no tengan resultado alguno, como ocurrió con el secuestro del menor Juan Patricio Queipul en 2009.

 

Abigeato y montajes policiales

 

Generaciones completas viven en Temucuicui en función de las tierras recuperadas y de aquellas por recuperar -entre otras las del vecino René Urban- acosados por una constante represión policial y estigmatizados por el Estado y la derecha como terroristas y ladrones de ganado. No es primera vez que las incursiones policiales se encubren con la acusación de abigeato. Amnistía Internacional señalaba en su informe 2006: “El año pasado se llevaron a cabo diez allanamientos con la excusa de buscar animales robados, a pesar que esa comunidad negó en todo momento la existencia de éstos. El resultado de esas excursiones policiales fueron quince personas heridas con perdigones y balas”. Un texto similar podría reincorporarse hoy por organismos de derechos humanos.

El informe de Amnistía Internacional recogía una denuncia formulada por Manuel Queipul Huaiquil y Jorge Huenchullán: acusaron a carabineros del retén de Quilquén de sustraer catorce animales adquiridos por comuneros a través del programa Orígenes.

Dos comunidades ( lof , en mapudungún), la tradicional Ignacio Queipul, y la Autónoma, viven hoy en las 1.267 hectáreas del ex fundo Alaska, recuperadas en 2002 tras dura lucha. Luego del golpe militar, la forestal Mininco se había adueñado de ese territorio mapuche reconquistado por la reforma agraria del presidente Allende. La forestal del grupo Matte fue expulsada por los descendientes de las familias desalojadas por la dictadura. Pero en Temucuicui el precio de la tierra se sigue pagando cada día con comuneros baleados, viviendas destrozadas por bombas lacrimógenas, amenazas y niños aterrados.

 

“Pertenecemos a la tierra”

 

Mijael Carbone (22 años, una hija), es werken o mensajero de la comunidad Ignacio Queipul y dirigente de la Alianza Territorial Mapuche, que agrupa a autoridades tradicionales de comunidades emplazadas en las comunas de Carahue, Ercilla, Victoria, Freire, Cunco, Nueva Imperial y Curacautín (Región de La Araucanía). Mijael está preso en su propio domicilio, medida cautelar ordenada por el tribunal de Collipulli. Luego de denunciar persecución a nivel nacional e internacional, el comunero se entregó a la justicia, comprobando que no existía orden de detención en su contra sino una medida de arraigo por supuesto robo de animales. En Santiago, a comienzos de año, Carbone había expresado en un foro estudiantil: “Nosotros, y se lo digo a toda la clase política, no estamos privatizados, nosotros no pertenecemos a nadie, le pertenecemos a la tierra. Prefiero morir luchando a que alguien me diga lo contrario. Porque de este territorio venimos y en este nos vamos a mantener. No importan las circunstancias y el lugar en que nos encontremos, siempre ustedes van estar escuchando la voz de este pueblo”.

 

“Punto Final” habló con Mijael Carbone Queipul

 

¿Cuál es la situación posterior a los allanamientos?

“Siguen las incursiones de la policía, aunque no hay prueba de que hayamos robado animales del fundo Santa Ester del padre del ministro de Agricultura, José Galilea, ubicado a unos 80 kms. de nuestra comunidad. En Temucuicui vivimos con permanente control policial. A 500 metros hay dos piquetes de carabineros y cinco cámaras de vigilancia; los helicópteros están siempre sobrevolando la zona, y el 8 de diciembre nos dispararon. Acusarnos de abigeato es un pretexto del fiscal Luis Chamorro para que el tribunal autorice los allanamientos. Todo esto deja en evidencia que en esta zona hay un choque entre los empresarios y las comunidades. Se busca debilitarnos para operar libremente con sus megaproyectos. No somos la única comunidad reprimida, también lo están en Wañako Millao y Chequenco, en Ercilla; Pewenko en Curacautín, en los lof de Trapilwe y Mawizache, de Freire. En Chequenco también han baleado personas. Siempre hay heridos. Los gases lacrimógenos nos perjudican, los lanzan a favor del viento. En los allanamientos del 26 de noviembre y del 8 de diciembre la policía no mostró órdenes judiciales para allanar y desconocemos quién estaba al mando de la operación. Pero tenemos videos, pues unos periodistas extranjeros estaban de visita en la comunidad.

Cuando me presenté al tribunal, el fiscal dijo que no hubo ningún allanamiento sino una notificación de que me buscaban. ¡Con 150 efectivos policiales! Y el juez aceptó esa explicación, porque aquí nadie pide más antecedentes cuando denunciamos irregularidades. Sólo se busca posibles culpables cuando hay un muerto. En el recurso de amparo se explica que el menor detenido, Felipe Marillán, estaba haciendo deporte. Eso se ve en el video”.

¿Qué hará la Alianza Territorial Mapuche frente a esta escalada represiva?

“Como ATM nos preocupa esta ‘guerra de baja intensidad’ hacia las comunidades. Estamos recuperando territorios y preparando posibles movilizaciones. Soy werken desde que se formó la Alianza, hace cuatro años, y he estado preso varias veces, en tiempos de Bachelet. La estrategia de los gobiernos es mantener a los dirigentes en prisión. Nuestra posición es no aceptar el asistencialismo ni negociar con el gobierno, ni participar en ninguna mesa de diálogo. Estas no son instancias creíbles mientras está en desarrollo una invasión masiva de empresas internacionales en nuestro territorio en medio de un cerco comunicacional, político, policial y judicial. Los jóvenes que resisten en los territorios, los weichafe , son los que definirán cómo se redirecciona nuestra lucha, teniendo presente que están en desarrollo manipulaciones del intendente Andrés Molina. Con maniobras divisionistas y uso de fondos de libre disposición, utilizan a algunos mapuches, como Hugo Alcamán. Nuestra meta es la reconstrucción de la nación mapuche. Nos estigmatizan como terroristas. Respondemos que somos rebeldes pero con razones suficientes para luchar: buscamos el bien común de todos los seres humanos que habitan el territorio”.

¿Hay siembras en esta temporada?

“Aunque en condiciones difíciles, igual sembramos. Nos recuperamos de las agresiones trabajando la tierra y cultivamos papas, arvejas, chícharos, habas, trigo de vega. El agua la recibimos de la municipalidad en camiones aljibes, porque aquí los pozos se secaron. Esta tierra fue usurpada durante 35 años por la forestal Mininco (fundo Alaska) sus plantaciones de pino y eucalipto chuparon toda el agua. Pero en el winkul (cerro) tenemos bosque nativo. Nosotros estamos aledaños al gran líder mapuche Kilapán. Tenemos conocimiento de que él fue enterrado allí, en secreto. Toda la comunidad sabe que allí descansa este guerrero. Esta parte de nuestro territorio nunca fue sembrado con plantaciones exóticas, porque cada vez que la forestal trataba de plantar pinos, la tierra no los dejaba: había temblores fuertes, y se cuenta que salía sangre de la montaña”.

El 23 de noviembre se realizaron importantes movilizaciones en Temuco, Valdivia y Santiago contra megaproyectos como el aeropuerto en Quepe y las centrales hidroeléctricas. La primera respuesta oficial fue un masivo allanamiento, en la madrugada del 26 de noviembre, supuestamente para detener a Mijael Carbone. El werkén denunció que “los policías iniciaron una fuerte balacera contra la casa de Laura Queipul Marillán, junto con gases lacrimógenos contra la vivienda, afectando gravemente a un lactante de dos meses y a dos niños de dos y cuatro años. Luego se produjo el ingreso con las consecuencias de siempre: destrucción, golpes, y amenazas de muerte. Preguntaban dónde me encontraba. En circunstancias que mi casa se encuentra a metros del lugar”.

Por esos mismos días era detenido Juan Huenchullán Cayul, de la comunidad Autónoma, formalizado por “terrorismo” (supuesta participación en el asalto a un peaje). Esto permitió al tribunal de Victoria suspender la audiencia de preparación de juicio oral para otros diez comuneros de Temucuicui y de la comunidad José Guiñón, que estuvieron más de un año en prisión “preventiva” y sólo accedieron a libertad vigilada después de una prolongada huelga de hambre. Los procesos se iniciaron en algunos casos hace tres años.

Es la historia sin fin del conflicto Estado chileno-empresas versus pueblo mapuche, con el general de Carabineros Iván Bezmalinov confirmado en el mando en la región. El oficial era prefecto cuando fue asesinado por la espalda Jaime Mendoza Collío. Pese a las maniobras de encubrimiento del crimen y otros agravantes, Bezmalinovic no recibió sanción alguna. En su rol represor bajó de un helicóptero durante un allanamiento en Chequenco para golpear a los jóvenes Paulino Levipán (23 años) y Daniel Levinao (17), hoy presos en Angol. La “nueva forma de gobernar” de Piñera sigue el modelo que trazó la Concertación.

(*) Los violentos allanamientos policiales a la comunidad de Temucuicui han sido reseñados en varias oportunidad en estas páginas. (Ver PF 584, 670 y 696, por ejemplo).

RECUADRO

Crimen sin castigo

La Corte Suprema confirmó el 15 de diciembre la impunidad para el cabo Walter Ramírez, que el 3 de enero de 2008 mató por la espalda a Matías Catrileo Quezada (23 años). Para la madre y hermana del joven mapuche, maltratadas y detenidas durante horas por protestar frente a la Intendencia de Temuco, tres años y un día de libertad vigilada para un asesino “son la prueba más evidente de que el Estado chileno avala y promueve que Carabineros asesine a los mapuches que luchan por sus derechos”. Exigen castigo para Ramírez y el general Cristián Yévenes, entonces Jefe de Zona de La Araucanía. Esta sentencia de la Corte Suprema recibió el repudio de las organizaciones del pueblo mapuche. Mientras, decenas de luchadores sociales mapuches, entre ellos los líderes de la Coordinadora Arauco Malleco, cumplen rigurosas penas de prisión.

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 749, 23 de diciembre, 2011

revistapuntofinal@movistar.cl

http://www.puntofinal.cl

http://www.pf-memoriahistorica.org

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: