CARTA DE LA CECT A LORENA FRÍES DIRECTORA DEL INDH EN RELACIÓN A DENUNCIAS POR TORTURA EN TIRÚA EL 10 DE FEBRERO DE 2016

tortura_nunca__ (1)Señora Lorena Fríes Monleón

Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH)

Distinguida directora

Junto con saludarle cordialmente nos dirigimos a usted con el fin de solicitar información acerca de las gestiones realizadas por la institución que usted dirige tras la arremetida policial del día 10 de febrero 2016, en contra de comuneros mapuche pertenecientes al Lov Choque-Lleu- Lleu, en la VIII Región del Bío Bío. Dicha acción represiva afectó gravemente la libertad, así como la integridad física y psicológica de nueve personas, provocando dolor y sufrimiento en sus familiares directos y comunidades a modo de escarmiento policial.

Los hechos

Según denuncias dirigidas a la Comisión Ética Contra la Tortura por fuentes provenientes del Lov Choque-Lleu-Lleu, que circulan por lo demás en las redes sociales, el día miércoles 10 de febrero en Tirúa fueron detenidos por carabineros de Fuerzas Especiales los comuneros mapuche Juan Catril Puente, Jorge Antilao Catril, Herminio Ñeguey Ñeguey, Esteban Millanao Aguayo, Tránsito Millanao Ñancuil, Nelson Curihuinca García, Luis Escobar Acuña, Elieser Reinao Millahual y Rodrigo Reinao Nahuel.

En dichas denuncias se expresa que los comuneros sufrieron graves torturas físicas y psicológicas por parte de efectivos de Carabineros de Chile, quienes habrían bloqueado el camino que une Paillaco y Choque con el objeto de realizar estas detenciones. Las denuncias señalan además que este operativo se habría iniciado en horas de la madrugada desde la casa de una persona que se encuentra en calidad de Testigo Protegido.

Las torturas referidas habrían consistido en golpes de pies, puños y con objetos contundentes, a lo que se añade amenazas de violación y agresión sexual, prácticas sodomíticas, amenazas de muerte, amenaza de ser quemarlos vivos, así como el incendio de dos vehículos pertenecientes a los comuneros. Los detenidos fueron formalizados, quedando dos de ellos en prisión preventiva en la Cárcel de Lebu e imputados por los delitos de hurto frustrado y porte ilegal de arma. Esta sería la situación de Luis Escobar Acuña y Jorge Antilao Catril.

Las informaciones señalan que funcionarios del Instituto Nacional de Derechos Humanos se hicieron presentes en el lugar y habrían procedido a visitar a los detenidos en Cañete; presenciaron la audiencia de control de detención; escucharon el testimonio de uno de los comuneros puesto en libertad y, finalmente, conocieron el lugar de los hechos donde pudieron ver los árboles talados con los que Carabineros de Chile interrumpió el tránsito, cortando el camino y constatando la existencia de los vehículos incendiados.

Las redes sociales informan del uso de armamento de guerra y la actuación de un numeroso contingente policial; por la prensa oficial nos informamos que la actuación policial en Puerto Choque el 10 de febrero estaba en conocimiento del Gobernador de Arauco y por lo tanto del Ministerio del Interior.

Tras estos hechos la Comisión Ética Contra la tortura solicita de manera urgente lo siguiente:

  1. Conocer las gestiones realizadas por el INDH, y el detalle de la actuación policial realizada en Puerto Choque el día 10 de febrero 2016.
  2. No ha sido posible conocer por la prensa ni por las redes sociales cuál ha sido la línea de mando que ordenó este operativo donde una vez más se ha hecho uso desproporcionado de la fuerza, hostigado a las personas a altas horas de la madrugada, en sus horas de descanso, pasando por encima de menores de edad y personas de edad avanzada. Exigimos, por tanto, conocer a los responsables que ordenaron este operativo policial.
  3. Investigar las denuncias que refieren la aplicación de fuerza y tormentos a los detenidos, incluidas las de tipo sexual así como las amenazas de quemarlos vivos. Delitos que transgreden todos los estándares de respeto a los derechos humanos que Chile está obligado a cumplir no sólo ante la comunidad internacional sino ante la propia legislación interna que prohíbe la tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes.
  4. Quisiéramos saber si el INDH pudo cerciorarse si la actuación policial haya implementado el uso de cámaras y realización de registros visuales al interior de los carros de traslados de los detenidos, según lo publicado y declarado como un procedimiento a realizar por la propia institución policial en agosto 2012.
  5. Quisiéramos, conocer la posición del INDH con respecto a la actuación policial en este caso: si los procedimientos ejecutados por Carabineros de Chile se ajustaron a los estándares en materia de Derechos Humanos o se mantuvo el patrón de extrema violencia con la que ha venido actuando la policía en contra de comunidades mapuche. En este sentido, nos produce una gran preocupación la presencia de un helicóptero Puma del Ejército de Chile el pasado sábado 27 de febrero en Tranaquepe, Tirúa, hecho que ha sido denunciado por el ex sacerdote jesuita Luis García-Huidobro recientemente y que ha circulado por diversos medios de comunicación independientes.
  6. Finalmente, quisiéramos conocer cuál será la actuación del INDH ante los hechos denunciados. ¿Cómo protegerá los derechos de todos los detenidos y de las comunidades, así como la integridad física de los mismos tras la arremetida policial? Lamentamos el accidente sufrido por Juan Catril Puente el día domingo 28 de febrero en las cercanías del cementerio de Ranquilhue. De acuerdo a lo señalado por Patricia Troncoso Robles, en dicha ocasión un vehículo policial colisionó con el automóvil en el que se movilizaba Catril junto a su familia, incluidos cuatro niños y una niña con síndrome de down. Quisiéramos que el INDH despeje todas las dudas que puedan surgir ante un hecho que afecta al principal testigo ocular de los sucesos ocurridos el 10 de febrero.

Adjuntamos al final de esta carta tres fuentes que aluden a los hechos referidos.

Muy cordialmente,

Juana Aguilera Jaramillo

Presidenta Comisión Ética Contra la Tortura

 

Manuel Andrade Valenzuela

Encargado CECT para Pueblos Originarios

 

Santiago de Chile 1° de Marzo 2016

 

 

 

Puerto Choque – Tirúa: Relatos y antecedentes de torturas y atentados contra comuneros Mapuche

 

TERRORISMO DE ESTADO: “Nada se dice de la tortura ni de los vehículos quemados por carabineros, tampoco se refieren al tipo de armamento y munición de guerra utilizado por Fuerzas Especiales en Tirua”

“Con mi Papá íbamos a trabajar a Paillaco cuando nos detuvieron en la mañana. Estaban escondidos a orilla del camino que va a Paillaco, nos bajaron de la camioneta y nos pegaban …yo quede sin polera y me tiraron a las zarzas entre varios pacos, me pegaban hasta que gritaba para que me oyera mi Papá…Mi Papá que también era golpeado pedía que me soltaran y no me pegaran más. Dejen de pegarle a mi chiquillo …dejen de pegarle a mi chiquillo. Pero más me pegaban, todavía escuchó los gritos de mi padre en mi cabeza.  Nos tuvieron muchas horas detenidos en el camino y cada rato nos pegaban puntapiés. Llegamos sin zapatos a la comisaría en Cañete y sin polera. Pasamos mucho frio anoche”, testimonio de Ignacio Rainao

violencia

 

 

Imágenes: “Muestras silenciosas de la violencia desatada por carabineros en contra de nuestro pueblo” / “Carabineros no contento con golpearlos y torturarlos rociándolos con bencina, le quemo sus vehículos” (Patricia Troncoso)

Fuente:

http://www.mapuexpress.org/?p=7345

 

Tortura en Puerto Choque.

Por Luis García-Huidobro.

Tirúa.

“A nosotros no nos pagan por torturar” nos dijo encogiéndose de hombros el Carabinero que nos recibió en la Comisaría de Cañete el jueves en la mañana a los familiares y amigos de los detenidos del día anterior en Puerto Choque. El los vio, y sabe que lo que contaremos es cierto, aunque parezca increíble a casi 30 años de terminada la dictadura.

El pasado miércoles 10 de febrero, en el camino público entre las localidades de Puerto Choque y Paillaco en la comuna de Tirua, a 30 metros del cruce que va hacia Tranaquepe, Carabineros de las Fuerzas Especiales de la nueva zona policial “Araucanía Control Orden Público” protagonizaron acciones de tortura a comuneros mapuche dignas de los años 80.

El sector está en conflicto entre Forestal Mininco y las comunidades mapuche, contando la empresa con resguardo policial al interior de los fundos. Hace dos años y medio el Lov Choque-LleuLleu ejerce el control territorial, y en el sector ha habido varios enfrentamientos entre comuneros y carabineros.

Por el camino público que une Choque y Paillaco todas las mañanas pasan comuneros que van a trabajar de un sector a otro, sea en las faenas de recuperación como en faenas autorizadas por los dueños legales de los fundos, como el caso de Paillaco, o simplemente comuneros que tienen tierras en el sector y se movilizan por la zona.

La mañana del miércoles amaneció con un grupo de unos 20 Fuerzas Especiales ubicados estratégicamente para esperar a los comuneros que por ahí pasaran; antes de la madrugada habían sido escuchados pasar por la localidad de Tranaquepe. Previamente se habían reunido a las 4 de la mañana en la casa de una persona que tiene protección policial para iniciar desde ahí el operativo, utilizando esa vivienda particular como base de operaciones.

Durante la mañana en ese camino público rural fueron detenidos Juan Catril Puente (quiene estuvo amarrado en el suelo desde las 9 de la mañana hasta las 2 de la tarde), Jorge Antilao Catril, Herminio Ñeguey Ñeguey, Esteban Millanao Aguayo, Tránsito Millanao Ñancuil, Nelson Curihuinca García, Luis Escobar Acuña, Elieser Reinao Millahual y Rodrigo Reinao Nahuelhual. Otros comuneros pudieron escapar a la emboscada policial.

Durante toda la mañana los comuneros que fueron pasando por el camino público rural fueron siendo detenidos teniendo que soportar tortura física y psicológica por parte de las Fuerzas Especiales, en particular los siguientes métodos:

  • Amenaza de violación y actos sodomíticos: un carabinero bajaba los pantalones a los comuneros y les realizaba actos sodomíticos: “si no dices dónde está tal persona o dónde tienen armas te vamos a violar”, “te violo o te mato”, etc.
  • Quema de vehículo y amenaza de quemarlos a ellos: carabineros lanzó lacrimógena al interior de la cabina del camión en que se trasladaban, la cual quemó el brazo de un comunero, y luego un elemento de ruido, un pitido intenso que los atontó. Luego fueron sacados de la cabina, maniatados y tirados en la carrocería, mientras otro carabinero prendía fuego a la cabina del camión[1]: “a estos indios culiaos hay que quemarlos”, decían, “ustedes qué hacen aquí no son chilenos los mapuches son argentinos”. A continuación fueron rociados los jóvenes con bencina (las marcas de irritación de la piel todavía están) y subidos a una camioneta Mahindra de color plomo para ser trasladados a Tranaquepe. La crueldad e irresponsabilidad podría haber provocado una tragedia mayor si las llamas hubieran alcanzado a los jóvenes.
  • A medida que iba llegando otra gente al camino público, una pareja de carabineros ubicados estratégicamente avisaba, entonces para esconder a los ya detenidos los lanzaban a las zarzas, atados de manos y con la boca amordazada.
  • Durante toda la mañana los tuvieron boca abajo y amarrados, propinándoles golpes en la cabeza para que no pudieran mirar hacia arriba e identificar a los torturadores, sin embargo, los comuneros lograron escuchar el nombre de un civil que vive en el sector de Tranaquepe y habría actuado en complicidad con Carabineros.
  • Aplastamiento de los dedos con el escudo de carabineros (todavía algunos tienen los dedos fracturados), golpes en el rostro con el canto de la mano, golpes de culata, golpes con el yugo (pues algunos comuneros iban con yunta de bueyes), golpes con hacha y pica en el sector de las nalgas y el ano: “a estos indios culiaos hay que matarlos”. Uno de los jóvenes tiene un corte de hacha en uno de los muslos.

Otros comuneros lograron escapar a la emboscada, alguno gracias a que pudo disparar una escopeta. Carabineros a los que escapaban les disparaban (suponemos que para amedrentar solamente y no al cuerpo, de lo contrario habría muerto alguien) con el fusil de asalto M4 calibre 556[2] que desde hace meses está usando Fuerzas Especiales en la zona, es decir munición de guerra, y también con el revólver calibre 38.

La tortura de los detenidos duró toda la mañana a pocos metros del cruce de caminos. Luego en dos grupos fueron trasladados, los primeros en una camioneta Mahindra y el segundo grupo en dos vehículos incautados a los mismos comuneros. Fueron llevados a la casa de la persona que tiene protección policial en la localidad de Tranaquepe, donde los esperaba el resto del contingente, para desde ahí ser llevados a la Comisaría de Cañete.

A la mañana siguiente uno de ellos fue nuevamente apuntado en su cabeza y amenazado con el arma de servicio.

Funcionarios del Instituto de Derechos Humanos pudieron visitar a los detenidos en el calabozo en Cañete y constatar las lesiones fruto de la tortura, aunque no les realizaron un examen exhaustivo. Luego de ir a la audiencia por control de detención concurrieron a escuchar el testimonio de uno de los detenidos que no fue llevado a la comisaría por carabineros sino había sido puesto en libertad durante la misma mañana. Luego pasaron por el lugar de los hechos a ver las camionetas quemadas que todavía están en el camino público y el árbol cortado en el camino por carabineros para detener los vehículos en el camino público. Venían de Concepción y andaban apurados, con suerte se les pudo convencer de ir hasta el lugar. No quisieron tener tiempo para escuchar el relato de cada uno de los comuneros torturados y verificar sus lesiones. Quedaron de venir en otra oportunidad.

La prensa se limitó a dar la versión de Carabineros: que en el sector Tranaquepe (ese es el sector donde está la casa con resguardo policial que sirvió de base al operativo y a la que fueron llevados los detenidos, no el lugar de los hechos, que queda como a 10 kilómetros de ahí), hubo un operativo de detención por denuncia de robo de madera a Forestal Mininco, y que se habían incautado dos escopetas, vehículos con encargo por robo, herramientas de trabajo y ropa de camuflaje. Nada se dice de la tortura ni de los vehículos quemados por carabineros, tampoco se refieren al tipo de armamento y munición de guerra utilizado por Fuerzas Especiales en Tirua; y es que la prensa que cubre los procedimientos policiales en Arauco relativos al movimiento mapuche ya no se dedican a reportear en terreno ni a contrastar las fuentes, sólo se limitan a difundir los comunicados públicos de Carabineros, la Gobernación y Forestal Mininco. Ese es el motivo por el cual utilizamos este medio de columna para hacer esta denuncia. Esperamos que el Instituto de Derechos Humanos cumpla con su deber y esto termine con la identificación de los carabineros torturadores, su dada de baja de la institución y una condena judicial por apremios ilegítimos, tortura e incendio.

Fuentes:

 

Luis García-Huidrobro denuncia llegada de helicópteros militares a la Araucanía: ¿Se suspendió el Estado de Derecho

militarizacion araucania - wallmapu - helicoptero

 

29 de febrero de 2016

Por Luis García-Huidobro

El helicóptero Puma SA330 (de un costo de 21 millones de dólares) del Ejército de Chile aterrizó en la cancha de fútbol de Tranaquepe (Tirua) este sábado 27 de febrero en horas de la tarde. Mientras familias mapuche y chilenas pasaban un día de descanso en la cancha de fútbol, el helicóptero sorpresivamente aterrizó en medio de la cancha, haciendo huir a toda la gente del lugar, quienes sorprendidos se pusieron a grabar lo que estaba ocurriendo.

El helicóptero ha sido visto los días anteriores sobrevolando los predios de Forestal Mininco que están en conflicto en la comuna. Otros dos similares han sido vistos en Ercilla y Contulmo.

Preguntas que surgen:

– ¿Es que acaso ha sido suspendido el Estado de Derecho en Wallmapu y es ahora el Ejército de Chile el que realiza labores de represión al movimiento mapuche y protección a Forestal Mininco, tal como durante la dictadura el Ejército se instaló en el sector Cura para proteger las propiedades del latifundista Ebensperger?

– ¿O los helicópteros de la Brigada de Aviación del Ejército han sido traspasados a la recién creada “Sección Aérea Araucanía” de la nueva “Zona de Carabineros Araucanía Control Orden Público”?

– Esto, sumado a los 12 blindados Renault Panhard, entregados por el Ministerio del Interior en noviembre pasado y a la utilización por parte del GOPE de la Carabina M4, con munición de guerra 5.56  (Foto Munición, 10 febrero).

¿No constituye acaso una nueva avanzada en la militarización de Wallmapu, nunca antes vista?

– ¿Cómo entonces el Gobierno puede seguir diciendo que en Wallmapu hay “delincuencia rural” o “robo de madera”? ¿No se trata acaso de un Estado de Excepción encubierto?

– Esta incursión militar irregular se suma a la situación ocurrida el pasado 10 de febrero, en que efectivos del GOPE emboscaron, detuvieron, torturaron por varias horas e incendiaron vehículos de comuneros de Lov Choque, en un camino público aledaño al Fundo Choque usurpado por Forestal Mininco, denuncia que fue constatada en terreno por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), que en los próximos días interpondría la segunda querella contra Carabineros de Chile por tortura en Tirua durante el Gobierno de Bachelet.

Fuente:

Luis García-Huidrobro denuncia llegada de helicópteros militares a la Araucanía: ¿Se suspendió el Estado de Derecho?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: