Posición de la CECT ante la no creación del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en Chile

                                                               

ojo cectEl Estado chileno teniendo la obligación moral y jurídica, también el fundamento legal nacional e internacional, de crear en el año 2010 y como última oportunidad el 2013, un Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT), aún no lo ha hecho.

La tortura, los abusos, los tratos crueles inhumanos y degradantes por parte de órganos públicos es el signo inequívoco del riesgo permanente que tienen las sociedades de descarrilar en la barbarie. La CECT denuncia permanentemente esos hechos en el presente. En los informes de DDHH emanados de diversas fuentes se entregan pruebas de que persisten en la sociedad chilena la tortura, los tratos crueles, inhumanos y degradantes como conducta recurrente de instituciones del Estado.

El tema es de una urgencia absoluta. Pero se nota en las instituciones y sus responsables una falta de voluntad para materializar políticas públicas de prevención de la tortura. Tampoco hay medidas efectivas que garanticen su erradicación en el mediano y largo plazo, aunque el acuerdo de la necesidad de combatirla, sea desde el flanco de la prevención, con el mecanismo, como desde el lado del castigo penal, es algo que pocos cuestionan. No obstante el evidente consenso en el país, sólo se ha avanzado en la incorporación a la ley penal el delito de tortura.

Chile en 1988 suscribió la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. El  Protocolo Facultativo Contra la Tortura, que hace operativa la Convención y que la hace parte del  sistema legal nacional,  exige a los Estados mantener, designar o crear un mecanismo nacional de prevención de la tortura a más tardar un año después de la ratificación del Protocolo, con la posibilidad de aplazar el cumplimiento de sus obligaciones por un período de hasta tres años. También el artículo 18 de dicho Protocolo pide a los Estados garantizar la independencia funcional del MNPT y remite a responsables políticos e  institucionales a los Principios de París.

Chile ratificó el Protocolo Facultativo el 12 de diciembre de 2008, y luego el 2010, justo al límite del plazo para su creación,  el gobierno de Piñera designó, sin ninguna voluntad normativa, como Mecanismo Nacional de Prevención al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

El INDH señaló públicamente, recién en el 2102, que para aceptar dicha designación se requerían, en el corto plazo, ciertos actos administrativos que reconocieran aquello que el marco legal del INDH no permite, vale decir las facultades y condiciones mínimas para su funcionamiento, así como el respectivo traspaso de recursos.  A mediano plazo, solicitaba una ley aprobada por el Congreso que regule adecuadamente las funciones y prerrogativas. Para ello estableció una comisión trabajo entre el INDH y Ministerio de Justicia, que iniciaría su trabajo la primera semana de junio de 2012.

En mayo del 2012 reconociendo que el MNPT no había sido creado en los hechos en Chile y con el objetivo de discutir los desafíos para llevarlo a cabo, el INDH y la Alta Comisionada de Naciones  Unidas  para los Derechos Humanos (ACNUDH), con sede regional en Santiago, organizaron un evento que reunió a expertos y autoridades nacionales e internacionales relevantes en la materia. En la oportunidad Mario Coriolano,  Defensor Público argentino y Vicepresidente del Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura (SPT), insistió en que los MNPT deben ser creados mediante una ley que establezca su independencia y que defina los lugares de detención en los mismos términos del Protocolo Facultativo. Y concluyó que en Chile para establecer un MNPT efectivo se requerían tres pilares  imprescindibles: “voluntad política, un plan, y un equipo para llevar adelante el plan”.

Algunos países de América han designado su propio mecanismo. En Paraguay, México y Argentina existen órganos autónomos que fiscalizan las cárceles e informan pública y periódicamente si las personas privada de libertad ven sus derechos vulnerados. Chile designó al INDH como mecanismo, y aunque jurídicamente se permite esta prerrogativa en torno a la creación de los MNPT, en última instancia es necesario que los Estados atiendan a los estándares internacionales, los cuales no son discrecionales: en el proceso de designación como de establecimiento del MNPT, se deben cumplir con los requisitos del Protocolo Facultativo y los Principios de París, así como las Directrices relativas a los Mecanismos Nacionales de Prevención elaboradas por el sistema de protección de la tortura, que exigen, en particular, el rango constitucional y legal, la independencia y autonomía funcional y financiera de estos órganos, y particularmente la participación de la sociedad civil.

La Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) visitó Chile desde el 4 al 9 de agosto de 2013  para conocer el nivel de implementación de las recomendaciones emitidas por el Comité contra la Tortura en 2009, en vista al nuevo  informe que el Estado debía presentar ese año sobre el cumplimiento de la Convención Contra la Tortura en el país. En su informe la OMC consideró preocupante en Chile los casos de tortura y malos tratos en el marco de la criminalización de la protesta social mapuche, violencia sexual policial contra mujeres y adolescentes en manifestaciones sociales, las denuncias de tortura y malos tratos en cárceles y la impunidad de los casos de tortura en dictadura, incluyendo casos de violencia sexual como forma de tortura. La OMC concluyó nuevamente que el Estado chileno debía establecer el mecanismo de prevención de la tortura en virtud del protocolo firmado.

Por su parte Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en su  26 período de sesiones, el 2 de abril de 2014,  tema 6 de la agenda en el Informe del Grupo de Trabajo del Examen Periódico Universal sobre Chile,  en el punto  114 señala: “En cuanto al mecanismo nacional de prevención de la tortura, el Gobierno habría estado trabajando con el Instituto Nacional de Derechos Humanos para establecerlo lo más rápidamente posible. Además, en el proyecto de Código Penal que presentaría el Ejecutivo en marzo de 2014 se incorporaría una definición del delito de tortura.”

De parte del gobierno chileno recién en el mes de abril del año 2015 hay un pronunciamiento de la  autoridad política a cargo del tema. En un documento del 3 de junio de 2015 denominado “Agenda Legislativa en Materia de Derechos Humanos Ministerio de Justicia”, dicha cartera informa públicamente sobre una agenda legislativa relacionada con las materias de derechos humanos, y entre éstas se refiere recién a la elaboración de un Anteproyecto de ley que designa al Instituto Nacional de Derechos Humanos como Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura: lo que significa muy poco a nivel político legislativo.

Las puras intenciones  y la existencia de una cada vez más de una gruesa capa de burocracia de derechos humanos, no han sido condición suficiente para la creación en Chile del mecanismo de prevención de la tortura, que los convenios internacionales mandatan. Es tarea entonces de las organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil y de la ciudadanía continuar movilizándose para conseguir que se establezca en el plazo más breve posible dicho mecanismo. Hay que estar muy atentos a que haya voluntad política en torno al tema, que se formule pública y transparentemente un plan de implementación y que se elija un equipo con un claro sentido de cumplimiento del propósito de establecer en el corto plazo el mecanismo nacional de prevención de la tortura en Chile.

Comisión Ética Contra la Tortura

Abril de 2016

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: