Por la defensa de los derechos, de la justicia y la paz: alto a la represión en Territorio Pewenche

ojo-cectLa Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Pueblo Pewenche Pelontube, la Comisión Ética contra la Tortura y la Corporación 4 de Agosto, ante los hechos acaecidos el día miércoles 14 de diciembre de 2016 en contra de comuneros y comuneras pewenche de Cauñicú, comuna de Alto Bío Bío, que desarrollan un largo y legítimo proceso de recuperación de territorio ancestral en el fundo Los Chenques, reclamado como propiedad por parte de Inversiones Inmobiliarias Juan Pedro Esquerré Pavón EIRL, declaran lo siguiente a la opinión pública nacional e internacional:

Los hechos:

Alrededor de las 9:20 horas, observadores pertenecientes a la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Pueblo Pewenche Pelontube, constataron la llegada a la Comunidad de Cauñicú de un numeroso contingente policial fuertemente armado al sector de Ralco, apostándose a un costado de la tenencia de carabineros. Cabe señalar que los funcionarios policiales pertenecían a la 5a Comisaría de Fuerzas Especiales de Concepción, bajo el mando del Coronel Hugo Zenteno Vásquez, junto a efectivos de la Policía de Investigaciones de Chile y civiles cuyas identidades ignoramos.

De acuerdo a lo señalado por el mando policial, dicho operativo permitiría notificar una orden judicial, en la que se garantizaría -con auxilio de la fuerza pública- al recurrente ingresar a su predio, con facultades de allanamiento y descerrajamiento, como consecuencia de un recurso de protección presentado por Felipe Peñafiel Lagos en representación de Inversiones Inmobiliarias Juan Pedro Esquerré Pavón EIRL.

Alrededor de las 11:00 horas, el contingente policial haciendo arribo al sector mencionado, lleva a cabo un corte de ruta del camino público de Ralco Cauñicú- Cauñicú Trapa Trapa, interrumpiendo el flujo vehicular e impidiendo el ingreso de las legítimas autoridades de la comunidad, a saber, el Lonko Marcelino Queupil y la presidenta de la comunidad Margarita Paine, negando además la posibilidad de realizar su gestión a observadores de derechos humanos, todos quienes quedaron relegados a 500 metros del diálogo aproximadamente. El Coronel Hugo Zenteno pretendió hacer ingreso con todo el destacamento a su cargo negándose a dialogar con los comuneros, y haciendo una vistosa ostentación del poder de fuego consistente en escopetas antidisturbios y disuasivos químicos.

Ante esta situación, estando los comuneros desarmados, y tras la mediación de una autoridad comunal, se permitió el acceso del abogado Felipe Peñafiel Lagos en compañía del Mayor de Carabineros Óscar Muñoz, de la Comisaría de Santa Bárbara.

Alrededor de las 13:30 horas de la tarde, después de una hora y media de diálogo entre las partes, Peñafiel y el Mayor Muñoz proceden a retirarse del lugar, habiendo llevado a cabo la gestión judicial, que según alegaron los comuneros, presentaba carencia de fundamentos legales y técnicos, de manera que se opusieron a la notificación.

Los observadores de derechos humanos integrantes de Pelontube, que realizaron el seguimiento de todo el operativo administrativo y policial, lograron constatar las siguientes anomalías y vulneraciones de derechos que comunicamos a la opinión pública nacional e internacional:

1.- Para efectuar la notificación legal, Carabineros de Chile recurrió a un uso desproporcionado de contingente policial. Hay versiones que señalan la presencia de alrededor de cien efectivos, lo que representa para las familias un enorme abuso de poder, hostigamiento e intimidación, dado que además se hizo despliegue de vehículos, helicópteros y armamentos, ante la presencia de adultos mayores, mujeres, niños y de la comunidad en su conjunto. Sobre este punto, el empleo de tal cantidad de recursos policiales es innecesario para la gestión judicial propuesta y, en definitiva, no cumple otro objetivo que el de amedrentar a la comunidad que actualmente ocupa las tierras ancestrales que les fueron arrebatadas. Estamos sin duda ante un caso de uso indebido de la Fuerza Pública destinado a causar daño e instigar un ambiente beligerante en la comuna.

2.- Carabineros de Chile impidió el ingreso de la autoridad ancestral y Lonko de la comunidad de Cauñicú, así como de defensores de derechos humanos, pertenecientes a la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Pueblo Pewenche Pelontube, que pretendían realizar labores de observación, a pesar de haberse presentado y acreditado debidamente. Esto se enmarca en la repetida posición de parte del Estado de Chile orientada a desconocer la legítima representatividad que ostenta esta autoridad frente a su comunidad. Vulnerándose el derecho humano a la libre-determinación de los pueblos, o también entendido como el derecho a autogobernarse, que está amparado en variadas fuentes de derecho internacional, y que son por lo demás Ley de la República.

3.- Si bien la jornada culminó sin enfrentamientos violentos, es vital exigir a las autoridades del Estado de Chile respetar el derecho al autogobierno por parte de las comunidades indígenas. Dicho respeto está amparado en el derecho internacional señalado en el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas y la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la OEA. En dichos instrumentos jurídicos se encuentra claramente establecido el derecho de los pueblos al ejercicio del control de sus recursos y los territorios que ocupan o han ocupado en el pasado. Estos derechos adquieren notable claridad en el caso del pueblo mapuche, despojado de su territorio tras una invasión militar, y posterior invasión neo-colonial de manos de inversionistas nacionales y extranjeros que se dedican hoy a la explotación de los recursos naturales de la zona.

4.- Finalmente, reiteramos nuestro llamado realizado el 5 de marzo de 2016 por las organizaciones abajo firmantes, a las autoridades de gobierno, a respetar la integridad física y psíquica de niñas y niños, absteniéndose de ejercer medidas de carácter violento que, no sólo contravienen el derecho internacional de los derechos humanos, sino que persevera en una estrategia equivocada, que se aleja de la búsqueda de la justicia y la paz. En este sentido, un eventual desalojo de familias que buscan recuperar y ejercer legítimamente control de su territorio, como es el caso de la ocupación de terrenos por parte de la Comunidad Pewenche de Cauñicú, en el sector de los Chenques, sólo contribuiría a profundizar el grave daño histórico del cual es responsable el Estado de Chile con respecto al Territorio Mapuche-Pewenche.

 

Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Pueblo Pewenche, Pelontube.

Comisión Ética contra la Tortura.

Corporación 4 de agosto.

 

Alto Bío Bío, 15 de diciembre de 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: