Dudas por “suicidio” de Alejandro Castro dirigente de Quintero : Sharp y Paulsen se suman a exigencia de una investigación profunda

Fuente: Revista  digital Politika.   05/10/2108

Desde distintos ámbitos como el periodístico, el del Derecho, de las organizaciones sociales y el cultural han surgido durante las últimas horas dudas respecto a la versión oficial del “suicidio” en el caso de la muerte del joven dirigente de Quintero, Alejandro Castro (27), así como la exigencia de que su deceso sea investigado en profundidad.

Las razones de los cuestionamientos a la tesis del suicidio están relacionados a varios antecedentes que han ido surgiendo al correr de las horas. Uno de ellos tiene que ver con el lugar donde fue encontrado -una reja perimetral de la línea férrea en Valparaíso, a la altura de la Avenida Errázuriz con Carrera-, sector cercano a una serie de locales nocturnos y en donde es sabido que los jóvenes concurren para carretear. Junto con ello se ha destacado la convicción y el activismo permanente que -sobre todo por estos días- movilizaba a Castro. Esto, como uno de los principales dirigentes de los habitantes de Quintero y Puchuncaví ante los episodios de contaminación producidos por las empresas instaladas en el llamado cordón industrial de ese sector costero. De hecho, se ha advertido que hace solo una jornada el dirigente había participado de una protesta en el Congreso en Valparaíso.

Sin embargo, el principal factor es el hecho de que -de acuerdo a lo que ha informado el entorno de Alejandro Castro- éste había recibido amenazas por su liderazgo en las movilizaciones de Quintero. Un antecedente que confirmó el propio director de la PDI, Héctor Espinosa, quien según consigna Radio Cooperativa aseguró que se maneja la información de que estaba amedrentado. En ese sentido, el policía declaró que “hay una investigación muy acuciosa que se está haciendo con mucha reserva, de modo que sea exitoso el resultado y hay bastante preocupación”. “Vamos a trabajar para que las cosas se esclarezcan y se determinen las responsabilidades que corresponden”, añadió Espinosa.

“Habiendo tantos intereses económicos, uno tiende a pensar mal”

Es en este contexto que han ido surgiendo diversos pronunciamientos respecto a la necesidad de que se realice una investigación acuciosa, y en donde ha sido inevitable una comparación inicial con los casos de otros dirigentes sociales fallecidos también en extrañas circunstancias.

Por ejemplo, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, fue uno de ellos y a través de su cuenta de Twitter exigió “rigor” a la hora de la investigación sobre lo ocurrido.

Quien también se manifestó en esa misma línea fue el reconocido periodista Fernando Paulsen. En una intervención de esta mañana en el programa El Mostrador en La Clave, de Radio La Clave, el comunicador calificó como “muy rara” la situación del fallecimiento de Alejandro Castro, agregando que “amerita -entre otras cosas, por lo que ha pasado en términos de movilización- que se despeje cualquier duda de que esto no haya sido algo casual. Me parece que debiera haber una investigación muy prolija y muy profunda sobre qué fue lo que ocurrió”.

Su compañero en el espacio radial y líder del equipo periodístico de El Mostrador, Mirko Macari, recordó el caso de la activista medioambientalista Macarena Valdés, reconocida opositora a un proyecto hidroeléctrico en la comuna de Panguipulli que apareció ahorcada en una viga de su casa el 22 de agosto de 2016. Su deceso fue calificado como “suicidio”, sin embargo, un posterior peritaje encargado al médico forense Luis Ravanal desestimó dicha tesis. En tanto, Federico Joannon, director de El Mostradorse sumó a sus colegas señalando respecto del caso del dirigente de Quintero que “habiendo tantos intereses económicos, uno tiende a pensar mal”.

Ignacio Achurra, Presidente del Sindicato de Actores de Chile (Sidarte), también expuso sus dudas respecto al deceso de Castro

Activistas latinoamericanas asesinadas

Y es que la persecución y la desaparición de activistas y dirigentes sociales, principalmente en Sudamérica, ha ido transformándose cada vez más en una preocupación permanente. En Brasil, la diputada afrodescendiente, feminista y defensora de los derechos de la diversidad sexual, Marielle Franco, murió asesinada en marzo de este año en Río de Janeiro  justo luego de haber expresado públicamente su oposición a la militarización de los sectores más postergados de la ciudad decretada por el presidente Michel Temer.

A la activista hondureña Berta Cáceres la mataron en 2016 en el marco del liderazgo de la oposición que durante 10 años ejerció contra la presa de Agua Zarca, un  proyecto hidroeléctrico que debía ubicarse a lo largo del curso fluvial del Gualcarque, un lugar sagrado para la cultura lenca.

Y a mediados de septiembre pasado, la lideresa indígena guatemalteca defensora de los Derechos Humanos, Juana Ramírez Santiago, fue asesinada a tiros en una aldea cercana al municipio de Nebaj, al noroeste de la capital. La dirigenta, integrante de la Red de Mujeres Ixiles, había recibido amenazas por sus acciones la violencia hacia las mujeres en esa región del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: