Carta abierta a las autoridades chilenas : Cincuenta Diputados y ciudadanos suizos piden el término de la prisión preventiva que sufren los manifestantes de la protesta social en Chile

Chile | Proteste in Santiago (imago-images/Aton Chile/A. Pina)

Ginebra, Suiza, 25 de Mayo de 2020

Sr. Sebastián Piñera, Presidente de la República de Chile
Sr. Gonzalo Blumel, Ministro del Interior
Sr. Hernán Larraín, Ministro de Justicia y de Derechos Humanos
Sr. Jaime Mañalich, Ministro de Salud
Sr. Jorge Abbott, Fiscal Nacional
Sr. Guillermo Silva, Presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Con copia a :
Sr. Francisco Gormaz Embajador de Chile en Suiza
Sr. Frank Tressler Embajador de Chile antes las organizaciones internacionales en Ginebra
Sr. Teodoro Ribera Ministro de Relaciones Exteriores de Chile
Sr. Ignazio Cassis Consejero Federal a cargo del DFAE
Sr. Arno Wicki, Embajador de Suiza en Chile
Sra. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Señoras, señores:

Los suscritos somos ciudadanos suizos activos en nuestros respectivos campos de actividad y en la sociedad civil. Hoy les hacemos llegar, a través de esta Carta Abierta, nuestra inquietud por la situación de las personas encarceladas en Chile a consecuencia de la protesta social de 2019-2020, y que están aún en espera de sus respectivos procesos. Nuestra inquietud se hace tanto más legítima cuanto que vemos aparecer dos peligros que se refuerzan mutuamente : los ataques a los derechos humanos y la amenaza a la salud pública. Estas cuestiones van más allá de las fronteras nacionales y justifican la intervención de todo ciudadano consciente.

La protesta social en Chile, que ha sido seguida con mucha atención por la opinión pública internacional, dejó un saldo de más de 2’000 personas sometidas a medidas de prisión en un régimen de medida preventiva. Solicitamos que ese régimen de privación de libertad sea sustituido por medidas más ligeras, sabiendo que la mayoría de los presos no tienen mayores antecedentes judiciales y que en ausencia de sentencia, debiera aplicarse la presunción de inocencia.

Nuestro pedido se apoya en los principios de justicia y de humanidad. Requiere una acción urgente, sobre todo a causa de la catástrofe sanitaria que se vive actualmente.

Consideramos que la aplicación generalizada de la privación de libertad contra manifestantes que desde octubre de 2019 salieron a protestar ha sido desproporcionada. Así lo demuestra el alto número de adolescentes y adultos que siguen detenidos. La prolongación de esta situación hace que la medida se transforme en un castigo anticipado, sin juicio diligente ni pruebas, lo cual es ya injusto en sí mismo. A esto caben agregar las condiciones de las cárceles, como lo informa un reciente informe de la Corte Suprema: hacinamiento, falta de agua potable, ventilación insuficiente, falta de mascarillas de protección y de gel hidro-alcohólico. La actual contaminación con el virus Covid-19 en las prisiones, y la imposibilidad de asegurar una distancia física entre los detenidos, hace que esta medida de prisión sea no sólo injusta, sino que pone la vida de los detenidos en peligro.

Varios representantes de la comunidad internacional, entre otros la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, han señalado recientemente la necesidad de disminuir la población de las cárceles, ya sea liberando, ya sea poniendo en arresto domiciliario a las personas cuyos delitos son de menor gravedad.

Chile promulgó hace poco tiempo una ley que permite modificar la pena de prisión para el grupo de los condenados que se encuentran en grupos con riesgo de contaminación. Esta ley humanitaria ha beneficiado a 1’300 condenados, pero no se ha tomado ninguna medida que se aplique eficazmente a los detenidos en prisión preventiva. Esta discriminación no sólo es injusta, cruel e inhumana, sino que contribuye a envenenar el clima social y político con los riesgos que ello conlleva.

En nuestra calidad de ciudadanos suizos, estamos convencidos que en una democracia las peticiones a las autoridades pueden ser escuchadas. Esperamos, señores, que por el bien del prestigio internacional de Chile, estos presos políticos sean liberados rápidamente, por las razones que les hemos expuesto. Sigue leyendo