Frente al aumento de los casos de tortura a manos de agentes del Estado la CECT solicita la presencia del Comité Contra la Tortura de la ONU en Chile

A la Opinión Pública

Aterrorizada la opinión pública nacional, ha podido visualizar el video liberado por la Fiscalía de la VI Región, con el procedimiento completo que se aplicó a la detención y tortura, con resultado de muerte, de Juan Antonio González Echeverría, de 37 años, el 18 de octubre de 2021, a manos de carabineros de la Primera Comisaría de San Fernando.

Dicho video que fue exhibido en el tribunal muestra claramente como 3 funcionarios de Carabineros participan en prácticas de torturas hasta el asesinato de González Echeverría. No obstante, la Fiscalía encauza por “apremios ilegítimos” al cabo primero Marcos Bastías Velásquez, policía que asfixia al detenido hasta dejarlo sin vida, hecho por el que fue dado de baja por la institución. Con ello la Fiscalía desconoce la tipificación del crimen de tortura incorporada al Código Penal en el 2016. Lo peor, es que no son formalizados los otros policías presentes al no oponerse al procedimiento hecho por el cabo primero Bastías Velásquez. Ellos se convierten en cómplices de estos deleznables actos de tortura, pues no hacen nada para impedir el asesinato del detenido ni le prestan auxilio.  

Hechos como este se han repetido en variadas oportunidades en las dependencias policiales. Sin ir más lejos, está en nuestra memoria Mario Acuña, de 44 años, sometido a múltiples golpes por 3 Carabineros de Buin, quien quedó en estado de coma un mes, con un severo traumatismo encéfalo craneano y hoy está postrado a vida. Alex Núñez, 39 años, asesinado a golpes por Carabineros de la comuna de Maipú o el conocido caso de “crucifixión de detenidos” practicado por la 43° Comisaría de Peñalolén que amarraron a 4 detenidos a una antena para luego someterlos a tratos crueles. Todos estos han sido, entre otros menos conocidos, actos de torturas realizadas por agentes del Estado chileno.

A pesar de que el crimen de tortura no ha dejado de practicarse en las cárceles de adultos y también, desgraciadamente, en las cárceles donde se recluye a menores de edad, desde octubre 2019 y con el fin de acallar la protesta social, la tortura salió a las calles: nuevamente, se ha hecho cotidiana, se reproduce y multiplica en un contexto de clara impunidad que contribuye a normalizarla.

En efecto, desde el inicio de la rebelión social que clama por derechos sociales, políticos, económicos, ambientales y culturales, son más de 2.500 las querellas presentadas por graves violaciones a los derechos humanos que incluyen golpizas, agresiones sexuales como método de tortura, a esto se suman las mutilaciones, entre otros delitos, realizadas por agentes del Estado. Estos hechos claramente se tipifican como tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes de acuerdo con la Convención Internacional contra la Tortura firmada y ratificada por Chile desde 1988 y que hoy vulnera. Pero también con estos casos Chile quebranta el Protocolo Facultativo de la Convención Internacional vigente en Chile desde abril 2019 y que entre otras obligaciones exige prevenir el crimen de tortura, así como investigar, denunciar y sancionar inequívocamente estos actos, dado que NO se trata de apremios ilegítimos, sino de TORTURAS que se aplican hasta llegar al asesinato de un ser humano como ha sido el reciente crimen de Juan Antonio González Echeverría.

Es por ello que desde la Comisión Ética contra la Tortura llamamos a los mandos policiales eliminar estos procedimientos de las prácticas policiales, de las instrucciones y preparación de los policías. Estas medidas ciertamente deben ser considerada en el objetivo de refundar la actual institución que ha dado muestras reiteradas de descomposición estructural, violencia extrema en contra de civiles desarmados y reducidos. Es una institución que ha criminalizado la protesta social, y que es capaz de aplicar castigo físico llegando a causar la muerte de las personas. Carabineros es una institución que no contribuye a la convivencia democrática de la sociedad y a la vigencia de los derechos humanos, entre estos, el derecho a la protesta y a petición.

Ante la gravedad de la situación, urge que el Comité Contra la Tortura de Naciones Unidas pueda constituirse en Chile. En específico apelamos a que una Misión Internacional surgida a la luz del Protocolo Facultativo de la Convención Internacional contra la tortura visite nuestro país con el fin de fortalecer el trabajo de Prevención de la Tortura que intenta realizar un disminuido Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura. Con su presencia aporte también al diseño de eficaces labores de prevención; se incorpore a la sociedad civil efectivamente al proceso de cautela y canalización de las denuncias de modo tal que el crimen de la tortura retroceda y pueda ser efectivamente una tarea asumida por la sociedad chilena.

Al igual que siempre, volvemos a decir,

NO A LA TORTURA,

A NADIE,

EN NINGUN LUGAR,

EN NOMBRE DE NADA

(Monseñor Oscar Romero, asesinado en El Salvador)

COMISIÓN ETICA CONTRA LA TORTURA

Santiago, 26 de octubre de 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: