Comisión Etica Contra la Tortura respalda al Padre Alfonso Baeza

El padre Baeza apoyando a familiares del "CASO BOMBA"

El padre Baeza apoyando a familiares del "CASO BOMBA"

DECLARACION PÚBLICA

La Comisión Etica contra la Tortura (CECT) se dirige a la opinión pública en defensa  y reconocimiento de la persona del Presbítero Alfonso Baeza, ex Vicario de Pastoral Social e integrante del Consejo Consultivo de la CECT, tras las palabras emitidas por el senador Andrés Chadwick en relación al desarrollo del “Caso Bombas”:

1º El padre Alfonso Baeza ha sido un incondicional defensor de los derechos humanos y, en tal condición, ha acompañado a las familias de los acusados de asociación ilícita terrorista y a los mismos acusados en el llamado “Caso Bombas”, quienes  han permanecido recluidos en la Cárcel de Máxima Seguridad durante más de ocho meses.

2º En conferencia de prensa, el padre Baeza instó al gobierno a pedir perdón a los jóvenes encarcelados “por haberles calificado de terroristas sin haberles juzgado, y de haber hecho un montaje fuerte para justificar todas estas medidas carcelarias a las que están sujetos”.

3º El senador Andrés Chadwick (UDI), se refirió al padre Baeza diciendo que “siempre ha defendido a extremistas, terroristas y violentistas” (…) por lo que “pone en duda que acá (en Chile) hay Estado de Derecho”. Estos términos son inaceptables e impropios de un representante público.

4º Es válido explicitar que el trasfondo del “Caso Bombas”, así como la situación que padecen los presos políticos mapuche y otros casos similares, radica en la aplicación de la ley 18.314, Ley de Conductas Terroristas (Ley Antiterrorista), promulgada en dictadura, en 1984, y que establece tipos penales muy amplios, que posibilitan su aplicación a hechos que nada tienen que ver con terrorismo, no garantiza el debido proceso al permitir la mantención del secreto de la investigación por largos períodos, así como la existencia de testigos encubiertos, impide la aplicación de medidas cautelares distintas de la prisión preventiva, aplica elevada penalidad y duplica en varios casos lo establecido en la legislación ordinaria.  Además, otorga facultades a los fiscales para incomunicar, detener hasta por 10 días antes de formalizar (en lugar de 12 a 24 horas), e interceptar comunicaciones.

5º En el marco descrito, la actuación y las declaraciones del padre Alfonso Baeza se orientan hacia la búsqueda de Verdad y de Justicia, valores que la aplicación de la Ley Antiterrorista impide realizar, porque dicha norma es atentatoria a la dignidad de la persona humana que, cualesquiera sea la circunstancia de delito o sospecha de haberlo cometido, merece un juicio justo.  Porque “sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social, y la actuación social se deja a merced de intereses privados y de lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad”. (Benedicto XVI, “Caritas in Veritate”, Nº 6).

6º Una misión de Observadores integrada por la Comisión Etica Contra la Tortura, ha comprobado que los acusados del “Caso Bombas” están detenidos en condiciones que atentan contra el artículo 5º de la Declaración Universal de Derechos Humanos, es decir, han sido sometidos a torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, siendo víctimas de acusaciones falsas después de haber sido detenidos en forma  violenta, a lo que se suma el haber sido estigmatizados  por las autoridades a través de la prensa, lo que constituye una condena previa al juicio.  Es ésta una situación que repugna a toda conciencia digna.

En consecuencia, el padre Baeza “ha buscado lo que es justo y bueno”, interpretando los datos de la experiencia para discernir la voluntad de Dios expresada en la ley divina. (Cfr: Catecismo de la Iglesia Católica, 1786 ss).

7º La Comisión Etica contra la Tortura expresa su reconocimiento al padre Alfonso Baeza  y agradece su testimonio de auténtico sacerdote, cuya actuación emana de la Palabra de Dios, expresada en obras de justicia.  Por otra parte, es válido recordar al senador Chadwick en su calidad de católico y de representante de un partido político y de un sector social autodenominados defensores de altos valores de la humanidad, que “la función de la Iglesia, hoy, mediante su Magisterio, es aquella de orientar y estimular positivamente hacia la afirmación concreta de los valores inalienables de la persona en las estructuras de la comunidad política; ser indicación segura de lo que en la realidad humana, individual o colectiva, es esencia y por lo mismo fundamento irrenunciable de los derechos del hombre”.(La Iglesia y los derechos hombre.  Comisión Pontificia Justitia et Pax, Nº 35, Roma, 10 de diciembre de 1974).

Comisión Ética Contra la Tortura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: